En la Gobernación fue aprobado nuevo modelo de cobro de matrículas, justo y equitativo, para UPTC

Desde 2018, la situación económica de familias boyacenses ya no será obstáculo para que sus hijos cumplan sus sueños de educación.

Tunja, 10 de diciembre de 2017. (OPGB). Hacia las 6:50 de la noche del viernes 7 de diciembre, en el Salón Presidentes de la Gobernación de Boyacá, fue aprobado por el Consejo Superior Universitario, CSU, de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, UPTC, el histórico acuerdo que contiene el nuevo modelo de cobro de matrículas, justo y equitativo para dicha universidad.

La aprobación se dio luego de que, ese mismo día en horas de la mañana, los miembros de CSU presentaran el modelo ante el Tribunal Administrativo de Boyacá, que lo avaló.

“El Tribunal Administrativo de Boyacá hoy nos ha dado la razón a los cinco integrantes del Consejo Superior de la UPTC que votamos afirmativamente el Modelo Único de Matriculas para los estudiantes del alma máter”, dijo el gobernador Carlos Amaya, quien abanderó esta propuesta que permitirá que jóvenes de escasos recursos estudien la carrera que les guste y para la que se consideren aptos, y no, como pasaba hasta ahora, que no podían estudiar o, en el mejor de los casos, cursaban carreras que no eran de su gusto, pero que estaban dentro de sus posibilidades económicas.

Conquista social

El mandatario explicó que esta es la conquista social y de Desarrollo Humano más importante de los boyacenses en los últimos 30 años, toda vez que la situación económica ya no será un impedimento para cursar estudios universitarios y así salir adelante, aspecto que concuerda con el concepto emitido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD: “El Desarrollo Humano comprende la creación de un entorno en el que las personas puedan desarrollar su máximo potencial y llevar adelante una vida productiva y creativa de acuerdo con sus necesidades e intereses. Las personas son la verdadera riqueza de las naciones, por lo tanto, el desarrollo implica ampliar las oportunidades para que cada persona pueda vivir una vida que valore…”

El gobernador, quien desde sus épocas de liderazgo estudiantil ha sido un abanderado a nivel nacional de la educación pública y del cobro de matrículas justo y equitativo, manifestó su satisfacción por lo aprobado.

“Me siento muy feliz, la vida me puso a asumir una posición y la he cumplido, primero como estudiante y ahora como gobernador de los boyacenses”.

“Sin duda este es el día más importante de mis casi dos años de Gobierno departamental, creo que valió la pena llegar a la Gobernación de Boyacá solo por este momento, y eso me llena de alegría”, añadió Amaya, quien recordó que “fueron 12 años de lucha para lograr que los boyacenses más vulnerables llegaran a la universidad. Esto nos costó campamentos, marchas y movilizaciones cuando fui estudiante, época en la que se aprobó el Artículo 83 del Acuerdo 0066 de 2005 de la UPTC (que faculta a la universidad para establecer los valores de pago de matrículas atendiendo ‘prioritariamente, las condiciones socioeconómicas de los estudiantes…’), razón por la cual hoy reitero que estoy muy contento”.

Con respecto a la manera como se financiará la universidad, el gobernador explicó que esta decisión implica “retos muy grandes que debemos asumir con gallardía y valentía, y los retos son reemplazar la fuente de matrículas por recursos adicionales del gobierno nacional y nuevos del departamental; así como recursos por vía de extensión y eficiencia administrativa de la propia universidad”.

El Tribunal

Por su parte, Fabio Iván Afanador, magistrado del Tribunal Administrativo de Boyacá, manifestó que la propuesta presentada por los consejeros “cumple con los requerimientos de las órdenes judiciales”.

“Sin duda, el Tribunal tiene gran satisfacción porque se ha corregido una gran injusticia que se venía presentando desde el año 2006, y ahora vamos a experimentar un nuevo sistema que estoy seguro va a beneficiar a la gran mayoría de juventudes, no solo de Boyacá, sino a nivel nacional”, dijo el togado.

“Sensatez no es perpetuar la injusticia, sino, al contrario, garantizar el derecho de los más vulnerables a la educación superior”, afirmó el jurista en plena audiencia, refiriéndose al nuevo modelo.

Afanador dejó en claro que contra esta decisión no procede recurso alguno, y que el Acuerdo empezará a regir desde el primer semestre del 2018.

El modelo

El nuevo modelo de cobro de matrículas, el cual fue construido técnicamente por la Universidad Nacional de Colombia, contempla que el valor de la matrícula para todos los programas de pregrado, y que regirá para los alumnos admitidos a partir del primer semestre del 2018 en adelante, se determinará teniendo como base el 3.5 % del Salario Mínimo Mensual Legal Vigente. Por ejemplo, el valor mínimo que los estudiantes tendrán que pagar por semestre es de 77.460 pesos, el promedio es de 387.300 pesos y el máximo aproximadamente de 3 millones 800 mil pesos. Con este, si se le aplicara al 100 % de estudiantes activos, al 88 % de los mismos se les reduciría el costo notablemente.

Este logro en educación, se suma a que Boyacá es ejemplo nacional en alimentación escolar, así como líder en pruebas Saber y en educación básica, primaria y media, entre otros, que hacen de nuestro departamento el de mejor presente y de mayor proyección del país en este tema. (Fin/OPGB).

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Gobernación de Boyacá.

(Visited 659 times, 1 visits today)